Menú

El combate contra el Aedes Aegipty continúa en Cuba

El combate contra el Aedes Aegipty continúa en Cuba

El intenso calor y las precipitaciones de estos días son condiciones favorables para la reproducción del mosquito Aedes Aegipty.  Aunque veíamos en nuestros reportes de prensa cómo Cuba se destaca por su estrategia para el control del vector, aún se mantiene una baja percepción de riesgo en la población. ¿Cómo se mantiene la situación epidemiológica? ¿Y cómo incidir más en la conciencia de las familias para el tratamiento autofocal?

Situación en las comunidades con la reproducción del mosquito Aedes Aegipty

Nos escribe Yunier Navarro Rodríguez desde Cumanayagua, Cienfuegos, preocupado por la situación de riesgo que, a su juicio, viven algunas familias en su comunidad con la reproducción del mosquito Aedes Aegipty. Y no es para menos.  Las lluvias y las altas temperaturas de esta época del año propician la reproducción del insecto en ciclos cada vez más cortos, lo que inquieta a muchos cubanos, sobre todo a aquellos que han sufrido el dengue alguna vez.

Aunque Cumanayagua no es de los municipios reportados con altos índices de infestación, según las autoridades de Salud Pública, tomamos el correo de este televidente para alertar a las familias sobre la importancia de reforzar las medidas de prevención desde el hogar y la necesidad de conocer bien los síntomas de estas enfermedades, para evitar el agravamiento y mayores complicaciones de salud.

Cuba ha sido reconocida recientemente por el sistema de vigilancia y control del vector. ¿Cuáles son las acciones que se ejecutan en este sentido en las comunidades afectadas?

El incremento de casos de dengue en el continente americano

Cuba le presta la mayor atención a este tema, dado el incremento de casos de dengue en el continente americano. Evitar criaderos y la proliferación del vector es el objetivo de un grupo de acciones que se ejecutan desde las comunidades, bajo un sistema de vigilancia y control del mosquito Aedes Aegypti, agente trasmisor además del zika, el chikungunya y la fiebre amarilla.

Inspecciones a las casas, pesquisas y audiencias sanitarias son parte de la campaña antivectorial. Entre estas acciones la más conocida es la fumigación de manzanas cuando se detectan focos.

Acciones que tienen que contar necesariamente con el empeño de muchos factores en la comunidad, ¿Piensas que es posible que todos muestren sensibilidad en este tema?

Pero no es posible acabar con todos los criaderos cuando usted no abre la puerta de su casa o el operario no realiza la técnica del trabajo antivectorial con calidad, o no se friegan bien los bebederos de animales después de fumigar, o falla la recogida de los desechos sólidos, con la consecuente proliferación de microvertederos, entre muchos otros ejemplos.

Holguín, Santiago de Cuba, Villa Clara, Camagüey, Las Tunas, Ciego de Ávila y La Habana son provincias que se mantienen con altos índices de infestación. Aún con todas estas medidas, no siempre la población actúa para combatir el vector.

Baja percepción de riesgo sobre  el peligro de los arbovirus

Sí, lo más preocupante sigue siendo la baja percepción de riesgo de la población sobre el peligro que representan los arbovirus para todos, en especial, para niños, embarazadas y ancianos.  Por ejemplo, se conoce que la infección por el virus del Zika en las embarazadas se relaciona con malformaciones congénitas en la descendencia y que el dengue hemorrágico puede llegar a ser mortal.

Esta semana continúa, lo vimos anteriormente, la décimo sexta edición del Curso Internacional de “Dengue, Zika y otros arbovirus emergentes”, la capital.  Sepa usted que en este foro se evalúan muchos experimentos para reducir las poblaciones de mosquitos transmisores y para el desarrollo de vacunas y antivirales. Todas las medidas son pocas en esta época para evitar las enfermedades trasmitidas por mosquitos.

Los mensajes de prevención están en todas partes. Usted los conoce bien. Son muchos años de lucha antivectorial.  Agradecemos a este televidente su inquietud, por la salud de su familia y la de sus vecinos.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *