Menú

El ahora y el después de Macri

El ahora y el después de Macri

Una semana terrible para el presidente Macri, y al parecer le queda por delante lo peor. El pasado domingo sufrió una contundente derrota electoral que, para muchos, ya le ha puesto las maletas en las puertas traseras de la Casa Rosada, luego, una serie de medidas de beneficio popular, en las cuales muchos argentinos huelen hipocresía ¿por qué ahora sí y antes no? muchos se preguntan, y hace tan solo unas horas, renunció su ministro de Hacienda, con elogios e infinitos agradecimientos, pero se bajó del barco. Es cierto que la manipulación puede hacer maravillas, y ese razonamiento y estado emocional que ocurre en cada individuo antes de colocar su voto es muy complejo y puede traer sorpresas, pero la suerte de Macri parece, repito, parece estar echada.

El cálculo del mandatario era simple: perdía por muy pocos puntos en las primarias, ya con tiempo remontaría en octubre, y en segunda vuelta saldría victorioso. Pero, en medio de una terrible crisis económica ¿qué llevó a Macri a hacerse estas ideas? En su campaña prometió pobreza cero y solo en el último año hubo más de 2 millones de nuevos pobres, es más, hoy la mitad de los niños argentinos sufren ese flagelo. Prometió bajar la inflación y la ha subido a casi 50 por ciento, no iban a pedir préstamos al FMI y no solo lo hizo, sino que ese país que él asumió totalmente desendeudado, hoy tiene una deuda equivalente al 95 por ciento del Producto Interno Bruto. Decía que lo peor había pasado, y hoy millones de personas en ese país tienen que hacer magia para sobrevivir. Las historias personales y los testimonios sobre el día a día de los argentinos, que por estos días recoge esa misma prensa que tanto alabó a Macri, es dramática ¿Qué esperaba entonces? ¿Es de esos presidentes que asumen que el pueblo es estúpido?
Toda esta situación nos obliga a mirar al futuro inmediato, y en ese escenario, no puede faltar el análisis de lo que ha ocurrido en el bando contrario. Esa fuerza amplia y lamentablemente dispersa que es el peronismo ha comprobado, otra vez, lo que puede lograr la unidad, ojalá sea una lección aprendida y aprehendida con H. Ha sido una campaña inteligente, lista en sus pasos, y en la cual la figura de la expresidenta Cristina Fernández ha sido fundamental; este éxito y lo próximos, le deben mucho a la actual senadora y candidata a vicepresidenta ¿por qué? Pues porque recompuso alianzas, creó puentes rotos, y decidió colocarse en el lugar justo de esta batalla; en su momento lo dijimos aquí, al ir como aspirante a vice abrió el camino a la reconciliación, pero mejor aún, le quitó a Macri su diana favorita y en caso de sufrir un destino parecido al de Lula, no dejaría la campaña descabezada, al contrario, sería una inspiración para los votantes.
¿Se puede soñar con el regreso de la izquierda a Argentina? Si, para muchos es ya un hecho, pero habrá que blindar esa unidad lograda para que no se resquebraje cuando esté ya en el poder, y hay que neutralizar el posible surgimiento de traidores y de renegados que hacen mucho daño y de los cuales tenemos experiencias malas y recientes en América Latina. ¿Podemos ir más allá y soñar con el regreso de gobierno progresistas en la región? Es posible, Argentina es una pieza más que clave y puede generar inspiración, además, quedan los buenos recuerdos de viejos tiempos y también la frustración con los tiempos actuales, sino que le pregunten a los brasileños. Pero claro, esa aspiración nos obliga a mirar al ahora y sobre todo al después, porque en ese después de triunfo es donde se cometen los errores más caros.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *