Menú

Edificio Girón, la quimera de los pies en el cielo

Edificio Girón, la quimera de los pies en el cielo

Despertaba La Habana de 1967 y Quintana tenía un plan. Lo tenía pensado quizás desde antes. Sabía que se saldría de los “moldes” con el nuevo edificio. No paró hasta ver en tierra firme sus planos escalonados. Hoy, el edificio Girón de malecón y F es más que un testigo de una arquitectura de nuevo tipo.

Por aquellos años se estableció la política de “poner los pies en el suelo” a los profesores de arquitectura, mandándolos a combinar la labor docente con la práctica a pie de obra.

Antonio Quintana. Fuente: Ecured

Inconforme desde su etapa estudiantil con los cánones clásicos, Antonio Quintana tenía su credencial de arquitecto con papeles en 1944. Más de una noche le llevó estudiar  los preceptos de la arquitectura contemporánea. Más de un día defender su proyecto ante un dubitativo gremio.

El edificio está compuesto por dos torres de 17 plantas articuladas por un núcleo de ascensores unidos a las escaleras por largos tubos de circulación horizontal, pequeños closets chapados que sobresalen en la fachada atenuando el efecto de gran pantalla en las torres.

 

 

Vista cenital de la construcción. Fuente: Arquitectura Cuba

Para su construcción fue utilizado por primera vez en Cuba el      sistema de Moldes Deslizantes en viviendas de altura. Antonio     Quintana y Alberto Rodríguez Surribas junto a un grupo de     estudiantes de Arquitectura e Ingeniería Civil de la Universidad de     La Habana y los Ing. Sixto Ruiz, Hugo Wainshtock Rivas y César     Rivero Lage, concibieron este proyecto experimental.

 

 

 

Estos elementos contendrían la célula básica de la vivienda, subdividida por tabiques ligeros, manteniendo la máxima continuidad del espacio en la distribución, varios de los elementos interiores fueron prefabricados, marcos de puertas, paneles divisorios de siporex, baños, cocinas, etc.

Detalles del edificio. Foto: María Lucía Expósito/CanalCaribe

El Girón es único en muchos aspectos: fue la primera construcción que se hizo en Cuba de este modelo. Los grandes paramentos verticales tendrían la función de tímpanos estructurales y a su vez sostienen unas losas que con un sistema de postensado y armadas con acero de alto límite elástico son ancladas a los tímpanos salvando grandes luces y evitando de esta forma el empleo de vigas.

Vista del diseño estructural desde otro edificio. Foto: María Lucía Expósito/CanalCaribe

El modelo de edificio no se siguió aplicando. La historia dice que sirvió de base para la prefabricación masiva que se inició en los 70. Hoy por hoy, entre derruido y flamante acompañante de selfies por el malecón, el gigante gris sigue llenando las postales modernistas del Vedado habanero.

Gigante gris del malecón. Foto: María Lucía Expósito/CanalCaribe

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *