Menú

Los cubanos somos muy unidos cuando la naturaleza nos golpea

Meteoritos, tornados, ciclones, terremotos, y sequías, todos en una pequeña isla del mapa, parecieran increíbles. Fenómenos de la naturaleza que si no fuera por su caprichosa presencia en esta geografía tropical, pensaríamos que caben cada uno de ellos en una película.

Solo los cubanos con esa fuerza tremenda de la solidaridad y el humanismo, hemos podido seguir adelante. Pero me detengo hoy en un fenómeno dañino, tan devastador como estos desastres naturales, porque habla del interés de algunos por exagerar nuestras dificultades, crear estados de opinión adversos, confusión, malestar, desidia. Hablo del uso y abuso de opiniones malintencionadas que buscan minimizar las acciones del gobierno cubano y de nuestra prensa en la atención a las familias afectadas por el paso del tornado en La Habana.

Personas que han encontrado en hechos muy aislados, en acciones, quizás, sin la debida conducción, en algunas brechas organizativas; un motivo de desunión. Se tergiversa entonces la ayuda que ha nacido genuinamente de este pueblo, desde todos los rincones, encabezada por los jóvenes, se anula la labor inmensa de los linieros y se exaltan los comentarios desfavorables a todo el esfuerzo institucional.

Las redes sociales han promovido las buenas acciones que por fortuna son muchas, pero también han servido, con su marcado personalismo, a lo contrario: a intentar llenarnos de pesimismo, desánimo e incertidumbres. Por no hablar del morbo que despierta tragedias como las que viven hoy las familias damnificadas.

Lo que confirma que la realidad cubana sigue siendo noticia en otras latitudes de la peor manera, que la campaña contra Cuba se activa con saña al más mínimo suceso y hay quienes, lo han dicho en las redes, piensan que merecemos cosas peores que un tornado por defender nuestras ideas.

Pero repito, esos, por suerte, son solo algunos pocos. La emigración cubana ha dado ejemplos muy favorables de solidaridad. Tomemos entonces esos buenos ejemplos. Cuidado con los mensajes de poca valía, de bajas pasiones. Que todavía hay problemas sin solucionar que necesitan respuestas urgentes, lo suscribo.

Afortunadamente los cubanos somos muy unidos cuando la naturaleza nos golpea. Con un café, con un abrazo nos levantamos. En Santiago de Cuba, en Ciego de Ávila, Las Tunas, Holguín, Camagüey, en Pinar del Río, lo hemos demostrado. En La Habana no será diferente. Aprovechemos este momento para unir, para compartir lo poco que tenemos.

Mientras en un país cercano, el abrazo a los damnificados es este (TRUMP TIRA PAPEL SANITARIO) en Cuba la atención pasa por contactos cercanos y sinceros (DÍAZ-CANEL CONVERSA CON AFECTADOS).

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *