Menú

Cuba rechaza inclusión en lista de países que emplean Trata de Personas

Cuba rechaza inclusión en lista de países que emplean Trata de Personas

Hoy el gobierno de los Estados Unidos agregó a Cuba en la lista de países que incumplen las normas mínimas para eliminar la Trata de Personas. El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez y el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, rechazaron esta inmoral acusación.

 

Estados Unidos no cesa en su intención de desacreditar a Cuba. El hecho de que Washington incluya a nuestro país en esa lista de naciones llevará a la aplicación de nuevas sanciones.

Como ellos mismos se nombran Paladín de los Derechos Humanos en el mundo, se atribuyen el derecho de incluirnos otra vez en ese espurio listado por las supuestas malas condiciones de trabajo de los médicos que colaboran en el exterior, aun cuando todo el mundo reconoce la dignidad, profesionalidad y altruismo de nuestros galenos.

Cuba ha ratificado en incontables oportunidades, frente a los mecanismos internacionales la política de tolerancia cero ante el fenómeno de la Trata de Personas.  En vez de utilizar calumnias cada vez más repugnantes para agredir a nuestro pueblo, sería conveniente que la administración Trump aplicara la máxima de no mirar la paja en el ojo ajeno, cuando el propio está cegado por una viga.

De acuerdo con una investigación publicada por la BBC, en Estados Unidos, la pobreza, las carencias y la explotación llevan a que miles de sus propios niños se internen en un mundo con pocas salidas. El FBI asegura que el abuso sexual infantil ha llegado a niveles casi epidémicos en la nación norteña.

Por supuesto que el gobierno norteamericano oculta esos datos.

Conocidos son los encierros de niños inmigrantes alejados de sus padres o tutores y los siete menores que han muerto este año bajo la responsabilidad de las autoridades estadounidenses.

El tráfico de órganos, la explotación laboral, los secuestros, los presos que realizan huelgas por su condición de “esclavos modernos” y otros tantos males sociales en Estados Unidos deberían ser suficientes para mantener a las autoridades de ese país preocupadas y ocupadas.

Para nadie es un secreto la baja incidencia de la trata de personas en nuestro país. Los cubanos conocemos la tranquilidad de que nuestros hijos jueguen libremente en las calles, sin temores; aquí no hay miedo de ser raptado; y la prostitución es ilegal en todo el territorio nacional.

En cuanto a los médicos, hay una verdad que no se puede ocultar. Aun con todos los programas implementados por sucesivos gobiernos estadounidenses para instar a nuestro personal de salud a desertar, con la ilusión de promesas casi nunca cumplidas, los médicos cubanos han sido reconocidos por la Organización Mundial y Panamericana de la Salud por su trabajo en otras naciones.

Nuestros profesionales de la salud han colaborado en 164 países, frente a terremotos, huracanes, erupciones volcánicas, epidemias. En los años de Revolución, acumulan 600 mil misiones internacionalistas, en las que han participado más de 400 mil trabajadores de la salud.

Millones de latinoamericanos y caribeños han recibido la vista beneficiados por el programa Misión Milagro, sin contar los más de 35 mil profesionales de la salud de 138 países que se han formado de manera gratuita en Cuba.

Estados Unidos aburre. Incluso la mentira, el engaño y la maldad tienen límite. Si algo Cuba puede exhibir orgullosa son los logros en cuanto a tranquilidad ciudadana y solidaridad internacional. Me permito terminar con una frase popularizada por una prestigiosa agrupación musical cubana: Estados Unidos, ponte pa´lo tuyo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *