Menú

Coppelia, la catedral del helado está a punto de reabrir

Coppelia, la catedral del helado está a punto de reabrir

Muy buenas tardes. A punto está de reabrir la catedral del helado en Cuba, se trata de la afamada heladería Coppelia, en La Habana, luego de un mes aproximadamente de trabajos para su reparación total.

Los habaneros y quienes visiten esta urbe tendrán nuevamente a su disposición uno de los lugares más concurridos y céntricos del país. Para que usted tenga una idea del impacto, diariamente lo visitan como promedio 8 000 personas, y alrededor de 12 000 en período vacacional.

Casi iniciando el verano, por cierto con mucho calor, esta instalación se ha pensado como una opción especial. Autoridades del gobierno local han informado que el propósito es ofertar 15 sabores de helado Coppelia a partir de la reparación de la Fábrica.

El Coppelia, fundado el 4 de junio de 1966, ha recibido varias restauraciones y mantenimientos. Sin embargo, a juicio de quienes lo vieron nacer, nunca ha regresado al esplendor de sus primeras décadas.

En imágenes captadas por estos días apreciamos una instalación moderna, y nuevos espacios para el servicio. Un lugar que también quienes lo visitamos tenemos la responsabilidad de cuidar. Clientes y dependientes. Es esa relación armónica la que hace a los sitios especiales.

Y en ello me detengo, en el servicio. De poco vale una obra en la que tanto empeño y esfuerzo se ha puesto, si luego la atención y la calidad de la oferta lo echan por tierra.

Sin intenciones de adelantarnos a lo que ocurrirá, pero sí por experiencias anteriores, la batalla totalmente ganada estará en reabrir las puertas de este emblemático lugar de la gastronomía cubana, con la mira puesta en el buen trato al cliente, la disminución del tiempo de espera, las largas colas, y cumplir con la norma a la hora de servir el helado. Situaciones estas donde más quejas se han dado en los últimos tiempos en esa instalación.

Y como nos referimos en este caso a Coppelia quizás se pueda pensar que es un tema solo para los habaneros, o solo para quienes allí laboran, pero no es así. Hemos visto la inauguración de recientes obras donde solo en los primeros días se disfruta de la excelencia que siempre debieran tener. Un tema que pasa, no solo por el insuficiente salario que ganan sus trabajadores, como refieren algunos de los que escriben a nuestro correo.

Rescatar el sentido de pertenencia de los lugares, de nuestro trabajo, de la cultura del servir es esencial. La sensibilidad en el trato no tiene que ver solo con cuestiones materiales, está sobre todo en la educación, y la preparación de quienes están de cara a la población.

De manera especial, cuando se acerca el verano se habilitan en todas las provincias, de una forma u otra, áreas para la recreación sana y también para el consumo de alimentos. En unos lugares con más amplitud y variedad de ofertas que en otros, pero en fin, recursos de todo tipo que se invierten en medio de las fuertes restricciones económicas del país. Recursos que también tenemos que cuidar para que nos duren.

Un asunto que implica directamente a las administraciones y su capacidad para dirigir y controlar. Ojalá y Coppelia vuelva a ser referencia de la gastronomía estatal esa que está llamada desde hace mucho tiempo a cumplir con su verdadero encargo: servir con calidad. Sin escudarse en las ineficiencias que nada tienen que ver con limitaciones materiales y sí con los deseos de hacer las cosas bien.

Si usted desea opinar sobre este asunto puede hacerlo a través de nuestro correo electrónico ComentarCuba arroba gmail.com o a mi cuenta personal talia.gonzalez arroba icrt.cu.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *