Menú

Científicos aportan nuevos elementos del tornado que azota a La Habana

Científicos aportan nuevos elementos del tornado que azota a La Habana

Varios meses de investigación aportan nuevos elementos relacionados con el tornado que azotó varios muncipios de La Habana. El estudio fue realizado por especialistas del Instituto de Meteorología, el Centro Meteorológico de Cmaguey, el Instituto Superior de Tecnologías y Ciencias Aplicadas, y la Fundación Fernando Ortiz.

Los científicos primero determinaron y establecieron las condiciones ese día en los diferentes niveles de la atmósfera. Fue analizada y procesada la información proporcionada por los mapas, imágenes satelitales, las observaciones de los radares meteorológicos, mediciones de superficie y los modelos numéricos empleados.

También fueron muy útiles los datos aportados por la estación meteorológica automática de Casablanca.
Todo este trabajo bien coordinado y validado por el Consejo Científico del Instituto de Meteorología, precisó que el origen del fenómeno natural y su notable intensificación, obedeció a la interacción simultánea de situaciones meteorológicas excepcionales a diferentes escalas atmosféricas.

Varios factores influyeron en la aparición del tornado

Existía una vaguada extendida desde el centro de Canadá, que al profundizarse sobre el sudeste del golfo de México, favoreció la aparición de una baja extratropical al norte y cerca de la península de Yucatán, la cual en su movimiento hacia el este nordeste generó la formación de un frente frío.

A ello se añadió una activa línea de tormentas eléctricas que cruzó sobre las provincias de Pinar del Río, Artemisa, La Habana y Mayabeque durante el final de la tarde y las primeras horas de la noche, produciendo a su paso tormentas locales severas con vientos en rachas superiores a los 100 kilómetros por hora.

Como dato curioso se confirmó que a diferencia de lo estimado en un inicio, el tornado parece haber tenido su punto de origen en tierra.

En Cuba normalmente los tornados suelen tener entre 10 y 15 minutos de vida, y solo en contadas ocasiones recorren más de TRES kilómetros en su desplazamiento. Ante este insólito fenómeno ocurrido en enero de este año, y aunque son difíciles de predecir con antelación, SÍ se hace necesario estar alertas sobre la existencia de factores favorables a la ocurrencia de tiempo severo en determinada zona, incluyendo la potencial formación de tornados.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *