Menú

China-Cuba: ¡exoesqueletos en marcha!

China-Cuba: ¡exoesqueletos en marcha!

Restablecer la capacidad motora de personas con daños neurológicos es uno de los mayores retos científico-tecnológicos de la actualidad.  A propósito, especialistas de Cuba y China intercambian experiencias sobre el modo en que la robótica puede contribuir a la rehabilitación de pacientes parapléjicos o hemipléjicos, con limitaciones para la marcha.

Primeros pasos

En una de las salas del Centro Internacional de Restauración Neurológica de Cuba (CIREN), investigadores chinos muestran cómo funciona un exoesqueleto. Son los primeros pasos de una colaboración científica que en el futuro, pudiera mejorar la calidad de vida de personas con dificultades motoras.

La inspiración viene de la naturaleza y de la ciencia ficción. Los exoesqueletos sirven de apoyo al cuerpo y lo protegen. De manera similar, ocurre con estos equipos utilizados en el entorno clínico. A través de impulsos eléctricos y motores, los pacientes logran el equilibrio y pueden mover brazos o piernas, según sus necesidades.

Hasta el momento, los investigadores del Centro de Robótica de la Universidad de Ciencias y Tecnologías Electrónicas de China (UESTC) comparten experiencias alentadoras.

“Muchos pacientes han mejorado su calidad de vida. Han logrado mayor independencia en sus actividades cotidianas y una mayor velocidad al caminar”, afirma la MSc. Yilin Wang, de la (UESTC)

De hecho, y como explica el Dr. Leovy Semino García, Jefe de laa Sección de Rehabilitación del Ministerio de Salud Pública de Cuba,  “la robótica es un complemento importante en el proceso de rehabilitación, fundamentalmente de los pacientes con secuelas motoras, especialmente los pacientes con secuelas de enfermedades cerebrovasculares y lesiones medulares”.

exoesqueleto robótico

Prototipo de exoesqueleto robótico presentado por especialistas chinos, como parte del Congreso Rehabilitación 2019.                                     Foto: Equipo del Observatorio Científico.

“Es de mucho apoyo en estos pacientes que han perdido su motilidad activa en las cuales el exoesqueleto va a constituir un sostén, un apoyo externo, va a guiar además el movimiento activo perdido, o en estos pacientes, estos patrones de movimiento activo y los va a recuperar de manera funcional, de manera biomecánicamente normal”, confirma la Dra. Alba Elisa Pérez, Jefa del Centro Internacional de Rehabilitación del CIREN.

Exoesqueletos en Cuba: apuesta de futuro

¿Y cómo se prevé la introducción de exoesqueletos en Cuba? Especialistas del Centro de Neurociencias trazan el camino a seguir.

“La idea es ver si se pueden ensamblar estos dispositivos en Cuba para reducir los costos y para tener un dominio tecnológico y nosotros comenzamos ahora el camino de hacer las pruebas en Cuba, las pruebas clínicas, de registro, ante las autoridades regulatorias, ante el CECMED, y de un proceso de asimilación para ver si nosotros, en un transcurso de tiempo podemos ya brindar este servicio, o sea, el uso de estos elementos de exoesqueleto para la rehabilitación en Cuba”, explica el Dr. Mitchell Valdés Sosa, Director General del Centro de Neurociencias de Cuba.

El desarrollo de esta tecnología en el país implicará también a profesionales de instituciones como el Centro Nacional de Rehabilitación “Julio Díaz”, la Universidad de Oriente y la de Ciencias Informáticas. Se trata de crear un proyecto de investigación, con el apoyo de los especialistas chinos que ya evalúan nuevas ideas para optimizar estos prototipos.

“En el futuro nosotros queremos combinar el exoesqueleto con las señales del cerebro y con las señales de los músculos para hacer los movimientos más naturales e interactivos”, asegura el Ing. Chaobin Zou, de la (UESTC)

A nivel mundial, el desarrollo de esta tecnología permitirá mejoras en el diseño, así como aumentar su seguridad y posibilidades de uso. Con el tiempo, su impacto en las salas de rehabilitación de Cuba será contado en primera persona, por pacientes que pondrán a los exoesqueletos robóticos en marcha.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *