¿Bernie Sanders será un presidente diferente?

0
391

Estados Unidos se acerca a la elección de un nuevo presidente. Y por supuesto, que la actividad política del país más poderoso del mundo afecta la vida de muchos. Hay pocos momentos en la historia electoral de los Estados Unidos, similares al que se vive en la actualidad. Donald Trump, virtualmente el candidato republicano (no tiene un auténtico rival en su partido) está a la espera de quien será su contendiente en las elecciones. Y de los pre-candidatos, un nombre sobresale en las encuestas: Bernie Sanders. Por si no lo recuerda, fue el senador de Vermont que en los pasados comicios perdió frente a Hillary Clinton en un proceso donde esta última tuvo todo el apoyo del partido, y Sanders todo en contra.

 

Al sistema no le convenía un hombre con las ideas de Sanders y se arriesgaron con Clinton. El resultado, más que evidente. Hoy Sanders es el hombre que encabeza encuestas a la base demócrata, y ha logrado reunir un significativo grupo de seguidores.
Pero ¿qué tiene el discurso de este político octogenario que enardece asi?. Posiciones que pueden ser vistas como radicales. Sanders está lanzando un discurso nunca antes escuchado en la historia reciente de Estados Unidos, entre otras cosas, porque las políticas macartistas lo prohibían. Sanders habla de cobertura médica para todos. Habla de dar poder a los trabajadores, de dignificar al obrero, y habla a los jóvenes cuyo futuro está endeudado por préstamos escolares.
Y sus números hablan también. Según ha declarado, desde febrero de 2019 a enero de 2020, recaudó 109 millones. Su mayor logro es que estos montos no están asentados en grandes contribuyentes, sino en pequeñas donaciones de muchas personas.
Cuando en 2016 muchos daban por imposible a Donald Trump como presidente, y lanzaron predicciones sobre la victoria de Hillary Clinton, solo unos pocos medios fueron capaces de ver que el magnate se hizo viable justamente porque representa un cambio en el modo de pensar y hacer la política en ese país. El cansancio de la política tradicional impulsa la búsqueda de polarizaciones. Hoy con Sanders puede suceder lo mismo. Afortunadamente para el senador, los mismos que daban por derrotado a Trump, repiten el discurso con Sanders. De hecho, el New York Times que tenía una columna para atacar al presidente, ahora está reorientado a atacar a Bernie. Medios que se empeñan en satanizarlo, le están dando en realidad otra forma de publicidad.
Ahora vayamos más profundamente al discurso de Sanders. Su cuestionamiento a los ricos y las grandes fortunas (empezando por las que se postulan en su propio partido) le da un viso totalmente distinto a la actividad del senador. Su propuesta recuerda los problemas derivados de aquello que nunca dejó de existir: la lucha de clases. En su discurso, no apela solo a los sentimientos y necesidades del electorado demócrata, Sanders está hablando a la clase trabajadora de cualquier partido. Está diciendo lo que los obreros quieren oír, y está apostando, no por posiciones centristas, sino por un cambio real.
Ojo, Sanders no es comunista, ni socialista y sus posturas no implican que vaya a hacer algo distinto a lo que han hecho otras administraciones en su país. Pero es, sin duda, un escenario diferente en una nacion donde los partidos políticos no son realmente representación de las mayorías.
Queda mucho tiempo aún para poder vaticinar qué pasará con el partido demócrata, aunque ya se sabe quién se está convirtiendo en el rival a derrotar por el resto de los aspirantes a la nominación.  Mientras se acercan las fechas en que se definen contendientes, seguiremos dándole nuestra visión de lo que allí acontece.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here