Menú

¿A dónde van a parar los fondos desviados de ruta?

El presidente estadounidense Donald Trump, acostumbrado a hacer del dinero una moneda de cambio en su política nacional e internacional, decidió en el mes de marzo suspender los fondos para programas en El Salvador, Guatemala y Honduras

Foto Granma

El presidente estadounidense Donald Trump, acostumbrado a hacer del dinero una moneda de cambio en su política nacional e internacional, decidió en el mes de marzo suspender los fondos para programas en El Salvador, Guatemala y Honduras. Fondos que después, anunció en junio, activará paulatinamente, sí y solo si estas naciones reducen el número de migrantes que cruzan la frontera hacia Estados Unidos.

La medida de castigo se completó cuando su administración desvió esos fondos para entregarlos a Juan Guaidó, el venezolano autoproclamado presidente interino, que es usado como punta de lanza por Estados Unidos en su afán por derribar la Revolución Bolivariana y apoderarse de los grandes recursos energéticos de ese país.

De completarse el juego y obtener el «trofeo», entonces le tocará el turno a Guaidó, a quien, de seguro, el propio Gobierno estadounidense le dará un puntapié y lo sacará para siempre de la escena pública donde nunca debió estar.

Ese y no otro es el pago reservado para los traidores a su patria.

Un despacho de EFE fechado en Washington, refiere que «La Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (Usaid) confirmó el desvío de fondos, en principio asignados a Centroamérica, en respaldo al «líder opositor» Juan Guaidó, para asistir a la sociedad civil y ampliar esfuerzos de buena gobernanza en ese país».

Al papel de la Usaid contra los pueblos latinoamericanos, se puede agregar una larga lista de hechos, intervenciones, apoyo a golpes de Estado, ayuda de inteligencia, y otros elementos. Por eso, no tiene nada novedoso que ahora contribuya a que el dinero que debió ser entregado a esos tres países de Centroamérica se desvíe y con ello se estimule la violencia e ingobernabilidad en la región.

Dirá esta institución de Estados Unidos que ahora la moda es asediar y sancionar a Venezuela, a la vez que se le brindan recursos a personajillos de cuarta.

El diario Los Ángeles Times reveló que serían 41,9 millones de dólares y que podría haber capital adicional.

«Todo este dinero [que] se desvía irá a Guaidó y su facción, reza la nota, a pagar sus salarios, billetes de avión, entrenamiento para la “buena gobernanza”, propaganda, asistencia técnica para celebrar las elecciones y otros proyectos para la consolidación de la democracia», reporta el periódico.

«Lo que hicieron es esencialmente tomar el dinero para ayudar a niños pobres centroamericanos y pagar con él los salarios de Guaidó y sus oficiales y empleados», afirmó en condiciones de anonimato un ayudante de un congresista familiarizado con el asunto.

El impudor es tal, que hasta el propio Juan Guaidó dijo que los fondos de ee. uu. entrarían al país como «ayuda humanitaria», acción que es totalmente ilegal porque «Guaidó no tiene ninguna autoridad en el Estado venezolano para tramitar, gestionar o recibir esos recursos en Venezuela», se recoge en una noticia de la CNN.

Debemos recordar que paralelamente, un enviado de este personaje alteró la caja de la empresa venezolana Citgo, radicada en Estados Unidos y robó 70 millones de dólares, según denunció entonces el ministro venezolano de Información, Jorge Rodríguez.

De eso se trata, de fondos desviados de ruta y dinero robado para ser usados en los planes de destruir la Revolución Bolivariana y sacar del poder al presidente legítimo, Nicolás Maduro.

Tomado de: Diario Granma

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *